Se reconoce a padres y madres que respetan los DDHH de sus hijas e hijos, como el juego y esparcimiento

Categoría: Temas de interés | Fecha: Junio 1, 2017

En la vida cotidiana se entrelazan actividades que unen a hijas y padres, a hijos y madres, a la familia entera. A partir de estas actividades familiares también se recompone el tejido social y toda la comunidad se beneficia. Una de esas actividades que coloca al centro a la Niñez es el JUEGO que ellas y ellos realizan en entornos seguros. Sea bajo el cuidado directo de padres y madres, o de la familia extendida como abuelas y abuelos.

Por ello, se impulsa para que la ONU conmemore oficialmente cada 28 de mayo como el Día Internacional del Juego enfocado a niñas, niños y adolescentes. Y también, ya de manera oficial, la ONU ya conmemora cada 1 de junio el Día Mundial de las Madres y los Padres, donde se reconoce a madres y padres que respetan los derechos de sus hijas e hijos.

En ambos casos, ambas conmemoraciones se encuentran unidas no sólo en el Calendario sino también en la perspectiva de los derechos de niñas, niños y adolescentes. El juego infantil y la responsabilidad paterna confluyen en el respeto cotidiano a derechos de la niñez como:

 

Derecho al descanso y al esparcimiento.

Derecho de prioridad.

Derecho a la protección de la salud.

Derecho a una vida libre de violencia y…

Derecho a vivir en familia.

 

Claro, todos conocemos muchos casos donde por tradición machista, por pobreza, por presiones sociales, económicas y/o laborales, padres y madres no cumplen o no pueden cumplir con estos derechos de sus hijas e hijos. Incluso, machismo, pobreza o desempleo se transforman en detonadores de la violencia intrafamiliar donde padres y madres violentan a sus hijas e hijos.

 

El 63% de niñas y niños en México, entre 1 año y 14, han experimentado algún tipo de agresión psicológica o castigo físico, muchas veces por parte de sus padres.

Las mismas causales también afectan las relaciones de pareja entre los padres:

En 1993 había 4.9 divorcios por cada 100 matrimonios. En 2015, son 18.7 por cada 100.

 

Niñas, niños y adolescentes son, casi siempre, “daños colaterales” y su desarrollo personal se ve afectado por esta situación.

Por ello, es muy útil que estos dos días se conmemoren: se sensibiliza a la opinión pública, a la sociedad, respecto a los problemas; o bien, en este caso se reconocen rasgos positivos en las sociedades y se impulsa su incremento entre más seres humanos.

El Día Internacional del Juego nos permite recordar en todo el mundo que jugar es un derecho para la niñez -e indispensable también en otras etapas de la vida- y que los adultos –autoridades, padres, madres, educadores, instituciones– tenemos la responsabilidad de garantizar las condiciones necesarias para el juego infantil, entre estas condiciones están la seguridad ciudadana y el acceso a zonas de juego libre y gratuito.

Destacando el papel crítico de los padres en la educación de niñas y niños, el Día Mundial de las Madres y los Padres reconoce también que la familia tiene corresponsabilidad en la alimentación y en la protección de la niñez. Para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, niñas y niños deben crecer en un ambiente familiar y en una atmósfera de comprensión.

Por su parte de corresponsabilidad, las autoridades deben enfocarse en el fin de la pobreza, la promoción de una prosperidad económica compartida, el desarrollo social y el bienestar de las sociedades, al tiempo que preservan el medio ambiente. Niñas, niños y adolescentes y sus familias permanecen en el centro de la vida social asegurando el bienestar de sus miembros, la educación y la adaptación social de niñas, niños y adolescentes.

Con el fin de la pobreza y el hambre, la promoción de la salud y el bienestar en todas las edades, deben garantizarse las oportunidades educativas a lo largo de la vida y conseguir la igualdad de género.

Sabremos que el juego y el respeto de los derechos de niñas y niños por parte de padres y madres han logrado su cometido cuando los indicadores de situaciones negativas desciendan considerablemente. Ese es el objetivo de estos Días que buscan dar un tono social positivo a estas actividades.